ELCHE

Elche (cooficialmente y en valenciano Elx ['ɛltʃ]) es una ciudad y municipio español situado en la provincia de Alicante, en la Comunidad Valenciana y capital de la comarca del Baix Vinalopó. La población total en el municipio alcanza los 230 224 habitantes (INE 2013), mientras que la población del casco urbano es de 189 316 (INE 2013); así, es la tercera ciudad más poblada de la Comunidad Valenciana, la segunda de la provincia de Alicante, la vigésima en población a nivel nacional y la cuarta mayor ciudad excluyendo capitales de provincia. El área metropolitana de Alicante-Elche, que agrupa a Elche con la conurbación de Alicante-San Vicente del Raspeig-San Juan de Alicante y con las localidades cercanas deSanta Pola y Crevillente, es la octava más poblada de España, con unos 735 000 habitantes aproximadamente.

En el siglo V a. C. fue fundada la ciudad ibera de Ilici. Con la llegada de los romanos, se desarrolló un proceso de formación de una colonia poblada con veteranos de las Guerras Cántabras, que pasaría a llamarse Colonia Iulia Illici Augusta, en torno al año 26 a. C. Bajo el dominio musulmán en la Edad Media, la ciudad se estableció en su emplazamiento actual. A raíz de la reconquista cristiana, alrededor del año 1250, la ciudad pasó a la Corona de Castilla. En el año 1265, los musulmanes fueron expulsados de la ciudad tras una rebelión y, en 1305, Elche fue cedida al Reino de Valencia. Durante el reinado de Amadeo I en 1871, el monarca le otorgó el título de Ciudad, tras una visita a la villa. Durante los años 60 y 70 del siglo XX, la ciudad experimentó un fuerte aumento de población ligado a la industrialización, que convertiría a Elche en uno de los principales productores de calzado de Europa,4 dando origen a marcas internacionales como Pura López, Panama Jack o Kelme.

El Palmeral de Elche, junto con la representación sacra del Misterio de Elche, han sido declarados por la Unesco, Patrimonio de la Humanidad y Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad respectivamente. Estos símbolos de identidad ilicitanos son unos de los principales atractivos turísticos de esta ciudad de tradición industrial.

Elche es el único lugar del mundo en el que la elaboración artesanal de la palma blanca persiste. El Ayuntamiento envía anualmente para la Semana Santa las palmas blancas a autoridades eclesiásticas y políticas, como a los Reyes de España, el Papa o el presidente del Gobierno.

Orografía

Elche se asienta en una llanura cruzada por las sierras del Molar, Tabaiá y Castellar, últimas estribaciones del sistema bético que configuran los variados paisajes del término municipal donde la palmera es un elemento constante y característico. La ciudad es atravesada por el río Vinalopó, de escaso caudal pero con una cuenca que llega a alcanzar los 100 metros, la cual divide Elche de Norte a Sur. Lo más representativo del paisaje ilicitano es, sin lugar a dudas, el conjunto de huertos que recibe el nombre del Palmeral y que cubre una gran parte de la ciudad y su campo. Destaca el jardín botánico del Huerto del Cura, con la palmera Imperial en el centro de la ciudad. En el término municipal se puede disfrutar de parajes de importante valor ecológico, como son el Parque Natural del Hondo, que comparte con Crevillente, y El Paraje Natural Municipal del Clot de Galvany, que contienen una flora y fauna de gran relevancia a escala autonómica e incluso estatal. Cabe señalar también el Embalse de Elche, declarado Bien de Interés Cultural que, construido en el año 1632, reúne las aguas del río Vinalopó que cruzan el municipio.

Litoral

El litoral ilicitano tiene una extensión de 12 km, de los cuales 9 km son playas formadas por dunas y pinares en un característico paisajemediterráneo. En la zona norte se encuentran las extensas dunas de las playas del Altet y el Fondet de la Senieta que se prolongan hasta los Arenales del Sol, centro turístico con una amplia oferta de servicios. A continuación se abren las playas de las Dunas, el Carabasí(playa nudista) y L'Escull, al pie de la sierra de Santa Pola. Al sur del término se encuentra El Pinet, La Marina y Les Pesqueres - El Rebollo, playas de aguas transparentes y arena fina rodeadas de pinares, distinguidas las tres con Bandera Azul.

Clima

Su clima es mediterráneo árido, de inviernos suaves y veranos moderadamente calurosos, cuenta unas temperaturas medias que oscilan entre los 10.5º de enero y los 26º de julio, alcanzándose todos los veranos máximas que superan los 35º en los días más cálidos debido principalmente a los vientos de poniente que llegan secos y recalentados a la costa mediterránea. Las lluvias son escasas, alrededor de 250 mm al año, y se concentran sobre todo en primavera y otoño. En esta última estación se pueden dar lluvias torrenciales provocadas por la acumulación de calor en la superficie del mar y la llegada de masas de aire frío polar. Esto es porque que aparece un elevado gradiente térmico, se genera una gran cantidad de energía contenida en la atmósfera, que se traduce en fuertes tormentas y precipitaciones.


TURISMO CULTURAL

Arenales del Sol

La tierra que vio nacer a la Dama, que contempló fascinada el surgimiento medieval de ese prodigio llamado Misteri; que sembró, cultivó y cuidó cientos de miles de palmeras, bajo cuya amable sombra discurre la vida cotidiana de sus ciudadanos; la tierra, en fin, que ha sido merecedora por parte de la Unesco de dos declaraciones de Patrimonio de la Humanidad ha de ser, por necesidad, una tierra de matices y contrastes.

El recorrido sosegado por las calles y plazas del centro histórico de Elche permite descubrir la combinación de construcciones nobles y monumentales (basílica de Santa María, alcázar de la Señoría, torre de la Calahorra, convento de la Merced y Ayuntamiento, entre otros), testimonio de un rico pasado, con los edificios propios de una ciudad joven y dinámica. Esta riqueza arquitectónica se complementa con una red de museos cuyos contenidos son de indudable atractivo para el visitante.

La estratégica situación del primitivo emplazamiento de la ciudad en La Alcudia, dos kilómetros al sur de la actual urbe, marcó su historia. Por ella pasaron varias civilizaciones, cuya huella pervive en su museo y parque arqueológico. Los restos de la cultura neolítica muestran la presencia de asentamientos humanos ya desde cinco mil años antes de nuestra era.

Iberos, romanos y árabes

Los períodos ibero y romano (siglos V a. C. al II d. C.) son los de máximo esplendor en la antigua ciudad, con grandes edificaciones, templos y profusión de esculturas, como la Dama de Elche. Probablemente se convirtió en un foco cultural y religioso del territorio circundante, que recibía a su vez la influencia del Mediterráneo desde el cercano puerto (Portus Illicitanus, en la actual Santa Pola). Durante la etapa como colonia romana, Illici llegó a emitir su propia moneda.

Tras varias incursiones de francos, germanos y bizantinos, la ciudad entra en un período de dominación de la población hispano-romana por parte de la cultura visigoda, adquiriendo nueva relevancia. Llegó a tener obispado propio, con prelados que participan en varios concilios y una basílica de relieve, cuyos restos se pueden visitar en La Alcudia.

Entre los siglos IX y X, los árabes procedentes de Egipto fundan una nueva villa, Ils, dos kilómetros al norte de la anterior, junto al cauce del río, y la protegen con una muralla, de la que aún se conserva su principal torre, La Calahorra. La actividad comercial y económica vive una etapa de esplendor, gracias al desarrollo de la agricultura. Muestra de este bienestar son los Baños Árabes del siglo XII, que se pueden visitar en el centro de la ciudad. El Museo Arqueológico y de Historia de Elche (MAHE) ofrece al visitante una amplia panorámica de los avatares de la urbe, tanto en su antiguo emplazamiento como en el actual, enriquecida con elementos interactivos.

La Dama de Elche

Arenales del Sol

La Dama de Elche, hallada en La Alcudia, es una de las obras escultóricas más célebres del mundo. Actualmente se custodia en el Museo Arqueológico Nacional en Madrid.

El hallazgo de La Dama de Elche
El miércoles 4 de agosto de 1897, un niño de 14 años, Manuel Campello, que se encontraba realizando trabajos agrícolas en la Alcudia, se encontró una piedra. Al sacarla, apareció el rostro del busto. La escultura se encontraba un poco inclinada a su derecha, mirando al sureste, sobre dos losas de piedra de cantería. Su localización y su situación desvelan que se trató de una ocultación intencionada, puesto que para su seguridad se construyó un semicírculo de losas protectoras que delimitaban el espacio suficiente para albergar la escultura. Una vez depositada la pieza se rellenó con arena procedente de la playa ilicitana de La Marina, permitiendo que la Dama llegase al momento de su descubrimiento conservando buena parte de su policromía.

La venta
El 11 de agosto llegó a la ciudad el arqueólogo francés Pierre Paris para asistir a las representaciones del Misteri, invitado por el cronista y archivero municipal Pedro Ibarra. Entusiasmado planteó aquel mismo día y los sucesivos la posibilidad de comprar la obra para Francia y por diversas circunstancias, acordaron la venta en 4.000 francos (5.200 pesetas de la época).

Regreso a España
El 8 de Febrero de 1941 la Dama cruzaba la frontera por Portbou en tren camino de Madrid junto con otras obras artísticas y arqueológicas españolas.
Tras su fugaz paso por Elche en 1965, durante 14 días con motivo de una exposición de cultura ibérica, la Dama se trasladó del Prado al Museo Arqueológico Nacional en Madrid.
En 2006, con motivo de la inauguración del MAHE, estuvo casi seis meses de nuevo en su ciudad de origen, dónde fue valorada en 15 millones de euros, para el seguro.

La escultura
Arenales del Sol

La Dama de Elche es un busto labrado en piedra arenisca, procedente de la cantera local Peligro. En el momento del hallazgo conservaba restos de pintura roja, azul y blanca que decoraba, los labios, la mantilla y el manto.
Su altura es de 56 centímetros y el perímetro de sus hombros y pecho de 115 centímetros, siendo así sus proporciones de tamaño natural.
Aunque la procedencia de la piedra indica que la obra fue esculpida en La Alcudia, entre los últimos años del siglo V y la primera mitad del IV, su autor pudo haber sido tanto un ibero como un escultor foráneo.
La Dama de Elche, es una escultura que esconde muchos misterios ya que hoy en día todavía no se sabe si el busto representa a una diosa, a una sacerdotisa o a una dama de alta alcurnia. Además, en la parte posterior se aprecia una cavidad de 18 centímetros de diámetro y de 16 de profundidad, sobre cuya finalidad todavía se desconoce.
En Elche se pueden encontrar reproducciones a tamaño real en la Glorieta, en el Jardín Artístico Nacional Huerto del Cura, dosen el Ayuntamiento, museos, aeropuerto, y diversos lugares con una amplia diversidad de tamaños y representaciones. Existe también una recreación en gres realizada por Arcadi Blasco en la avenida del ferrocarril y otra de Manolo Valdés de 4 metros de altura y 5.500 kilos de peso, en el campus de la Universidad Miguel Hernández.


PATRIMONIOS DE LA HUMANIDAD

Arenales del Sol

No hay ninguna ciudad española que cuente con tres bienes inscritos en las diferentes categorías de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. Eso nos hace definitivamente únicos.

Palmeral de Elche

El primer reconocimiento llegó en el año 2000, cuando el Palmeral histórico fue declarado Patrimonio de la Humanidad. Se premiaba así no sólo la labor de nuestros antepasados, dando vida a ese palmeral que ahora nos configura, acompaña y enriquece; sino a las ilicitanas e ilicitanos que, a lo largo de los siglos, han sabido conservarlo como parte indisoluble de su forma de ser, incluso más allá de su rentabilidad económica como cultivo.

La palmera es, en Elche, un bien sagrado. La recompensa hacia esa convicción es un devenir cotidiano envuelto y custodiado por su amorosa sombra.

El grandioso palmeral, una de las herencias de los cuatro siglos de presencia árabe, es el símbolo inequívoco de la ciudad, que ha sabido luchar por sacar partido a la tierra frente al sol implacable y la escasez hídrica. El uso del agua, su distribución y aprovechamiento ha sido una constante en el paisaje ilicitano, que sigue empleando una red de acequias, partidores, ramales y saltos de agua que datan de la época islámica. Todo ello fue determinante para la declaración del palmeral como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

El Museo del Palmeral proporciona al visitante la oportunidad de conocer un huerto de palmeras con su sistema de regadío tradicional, cultivos típicos y la artesanía de la palma blanca. El Centro de Cultura Tradicional Museo Escolar de Pusol recoge la memoria de los habitantes del campo y de la ciudad, a través de muestras de antiguos oficios, trabajo rural, comercio, ocio y costumbres que han dado forma a la vida y el devenir de las pedanías del campo de Elche y de la propia ciudad durante el siglo XX.

Vivir entre palmeras no es, en Elche, un sueño imposible. Desde el nacimiento en un centro hospitalario hasta el último adiós en un monumental y lleno de flores cementerio Viejo, los ilicitanos trabajan, estudian, hacen deporte, sueñan, descansan, se enamoran, pasean, se divierten, disfrutan del arte... viven, en definitiva, envueltos por las cimbreantes ramas de las palmeras.

No se entiende la ciudad, ni se entenderían a sí mismos sus ciudadanos, sin un palmeral histórico que configura un paisaje urbano único desde hace más de mil años, declarado en 2000 Patrimonio de la Humanidad.

Más de 200.000 palmeras
Arenales del Sol Con más de 200.000 ejemplares y unos 50.000 en los viveros municipales dispuestos a ser plantados, el palmeral ilicitano es el mayor de Europa. Aunque contemplado desde cierta distancia puede parecer un bosque, en realidad es una plantación realizada con fines agrarios, de ahí que a las parcelas o a sus agrupaciones se les denomine huertos. Cada una de las parcelas está flanqueada por alineaciones de palmeras, de tal forma que, vistas desde el aire, forman cuadrículas. Los bancales creados en su interior se han dedicado tradicionalmente a cultivos agrícolas.

Aunque se ha constatado la existencia de palmeras en todo el sur europeo desde antes de la presencia humana, el descenso de las temperaturas y las glaciaciones acabaron con la mayor parte, a excepción de algunas zonas más cálidas protegidas de las corrientes frías, como Elche. La profusión de dibujos de palmas y palmeras en cerámicas iberas de La Alcudia (siglo III al I a.C.) demuestra la relevancia de las datileras ya en aquella época.

Fundación árabe
La expansión del palmeral se produjo a raíz de la fundación por los árabes de la nueva ciudad en su emplazamiento actual (siglos VIII y IX), estableciéndose una extensa red de riego que en su mayoría persiste hasta hoy. La pervivencia durante siglos de este sistema de agricultura de oasis fue uno de los aspectos que valoró la declaración de la Unesco.

Actualmente, el palmeral tiene una función más paisajística y cultural que agrícola. Esta última vertiente se centra en la producción de palma blanca para el Domingo de Ramos, que se envía a toda España e incluso al extranjero, y en reducidas cosechas de dátiles para el mercado local. También se han comenzado a obtener variedades de calidad comercial de palmeras reproducidas en laboratorio.


Misteri D'Elx

El Misteri, o Festa d' Elx, la más genuina seña de identidad de la ciudad, es un drama cantado, de origen medieval, que relata la dormición, asunción a los cielos y coronación de la Virgen María. Está dividido en dos actos: la Vespra (Víspera), que se representa el 14 de agosto y el Dia de la Mare de Déu, el 15 de agosto. El escenario es la basílica barroca de Santa María, en cuya construcción se tuvo muy en cuenta ese destino.

El acceso a la basílica, tanto el 14 como el 15, es libre, permaneciendo sus puertas abiertas de par en par; aunque, debido a la enorme popularidad de la obra y a la devoción que por ella sienten los ilicitanos, resulta imprescindible acudir al templo con varias horas de antelación.

Ensayos generales
El 11, 12 y 13 de agosto se llevan a cabo los llamados ensayos generales, que concentran en un solo día toda la trama, de la que se puede disfrutar mediante la compra de una entrada. Además, los años pares hay funciones extraordinarias el 29 y 30 de octubre (con entrada) y 1 de noviembre (acceso libre: por la mañana la Vespra, seguida de la procesión del entierro y, por la tarde, el Dia de la Mare de Déu).

Origen medieval
Su origen, medieval, se remonta a la segunda mitad del siglo XV, habiendo sobrevivido hasta nuestros días gracias a una bula papal de Urbano VIII en 1632, después de que en el concilio de Trento (1545-1563) se prohibieron las escenificaciones en el interior de los templos cristianos. La perseverancia y el amor de los ilicitanos han convertido la Festa en el último vestigio vivo de este tipo de manifestaciones. La música procede de diversas épocas y estilos, con melodías medievales, renacentistas y barrocas, con ejemplos de monodia y polifonía. La representación corre a cargo de cantores no profesionales y una escolanía infantil de voces blancas para los papeles de María y los ángeles, ya que en la Edad Media las mujeres no podían intervenir en obras teatrales y eran seres impuros para la liturgia.

Aparatos aéreos
Si algo caracteriza al Misteri es la complejidad de la puesta en escena, con la división del espacio escenográfico en horizontal-terrestre y vertical-aéreo y la utilización de aparatos aéreos que descienden desde el interior de la cúpula de la basílica.
El 18 de mayo de 2001, la UNESCO lo declaró Obra Maestra del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad, siendo la primera fiesta española que obtuvo este galardón.

Museo Escolar de Pusol

Este singular espacio museístico, cuyo nombre completo (y muy ajustado a la realidad) es Centro de Cultura Tradicional Museo Escolar de Pusol, pasó a formar parte en 2009 del Registro de Prácticas Ejemplares, cuyas inclusiones decide el Comité para la Salvaguarda del Patrimonio Inmaterial de la Unesco.

Se reconoce así internacionalmente la cuidadosa, intensa y esforzada labor de quienes, desde finales de los años sesenta del pasado siglo, tuvieron siempre muy claro que para mirar al futuro es imprescindible conocer quiénes somos y de dónde venimos.


PARQUES NATURALES Y JARDINES

Arenales del Sol

Los huertos de palmeras son el elemento más característico del paisaje urbano de Elche. Envuelven la ciudad a modo de una gran mancha verde de dos kilómetros de largo y un kilómetro de ancho, con tal cantidad de palmeras -alrededor de 200.000- que observada desde cierta distancia parece un bosque.

Sin embargo, el Palmeral no es un bosque natural, sino un paisaje cultural tan racional en su diseño como los jardines del Renacimiento, creado con una finalidad productiva, que no puede ser comprendido sin tener en cuenta el complejo sistema de regadío que lo estructura.

Para entender el origen y evolución de nuestro “Oasis Mediterráneo”, te proponemos que visites el Museo del Palmeral y los Huertos más representativos.

Jardín Huerto del Cura

El Huerto del Cura, declarado en 1943 Jardín Artístico Nacional, tiene una superficie de 12.000 m2. En su interior se ubican armoniosamente toda una serie de plantas mediterráneas y tropicales distribuidas en un ambiente de tranquilidad y reposo donde las palmeras, auténticas protagonistas del jardín, le confieren su particular aspecto.

También se puede disfrutar de sus espléndidas colecciones de palmáceas y cactáceas, procedentes de todos los rincones del mundo, con multitud de especies adaptadas a nuestro clima. Además de las palmeras, crecen en el Huerto del Cura otros cultivos típicos del Mediterráneo español, como limoneros, naranjos, granados, algarrobos y azofaifos, junto a otras de clima subtropical que a través del tiempo han ido confeccionando una bella colección de plantas procedentes de los lugares más exóticos.

Pero la joya más destacada por su rareza es la Palmera Imperial: ejemplar único de palmera datilera con siete brazos nacidos de un mismo tronco que los alimenta, que por su belleza y simetría constituye un caso excepcional entre las palmáceas. Su nombre lo debe a la emperatriz Elisabeth de Austria "Sissí", a quien se la dedicó el Capellán Castaño cuando visitó el huerto en 1894.

Parque Natural del Hondo

Arenales del Sol

El parque natural El Hondo forma parte de la antigua albufera de Elche, creada por la desembocadura del río Vinalopó y desecada casi en su totalidad entre la Edad Media y el siglo XVIII, para convertirla en terreno cultivable.

En esa zona pantanosa, la Compañía de Riegos de Levante construyó en los años veinte del pasado siglo dos embalses reguladores (el de Levante suma 450 hectáreas, mientras que el de Poniente alcanza las 650) para recoger y posteriormente distribuir a los agricultores, por un canal central, el agua elevada desde la vecina desembocadura del río Segura. Todo este conjunto hidráulico está oculto tras los cañaverales y demás vegetación palustre, ofreciendo un aspecto de gran laguna natural, completada con una serie de charcas y saladares inmersos en un horizonte de cultivos y palmerales, que conforman un paisaje excepcional.

El Hondo, que comparten Elche y Crevillent, es paraje natural desde 1988 y fue declarado parque natural por la Generalitat Valenciana en 1994. Figura en los listados del RAMSAR y está clasificado como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) por la relevancia y abundancia de su avifauna. Se han contabilizado 172 especies, de las que medio centenar son nidificantes. Entre ellas figuran la cerceta pardilla, una de las aves más amenazadas de Europa y la malvasía cabeciblanca, también en peligro de extinción, así como garzas, anátidas y limícolas de varias especies, y flamencos. En el medio acuático encontramos la anguila, el mújol, la carpa y el fartet común, un pequeño pez endémico del Mediterráneo español.

El paisaje del Hondo está dominado por el carrizo, mientras que los juncales están representados de manera muy fragmentaria. Las alcolechas ocupan zonas más secas y halófilas, junto a las salicornias y sosas.

Diversas pasarelas y observatorios permiten al visitante conocer varios rincones del parque y observar la actividad de las numerosas aves tanto en los embalses como en los cielos, en los que se disfruta de extraordinarios atardeceres.

Parque Natural de las Salinas

Arenales del Sol

El parque natural de las Salinas, de 2.469 hectáreas, está situado en los términos municipales de Elche (en su pedanía de El Pinet) y Santa Pola (la mayor parte). Comprende una zona de explotaciones salineras (Bras del Port y Bonmatí), unas charcas de agua salobre, una orla de saladares y una franja de playas y dunas. Estos terrenos integraron, junto con El Hondo, la extensa albufera ilicitana en la desembocadura del río Vinalopó, que sigue vertiendo su escaso caudal al mar en este punto. Declarado por la Generalitat Valenciana paraje natural en 1988 y parque natural en 1994, aparece en los listados del Convenio RAMSAR y está clasificada como ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves).

En las Salinas se diferencian tres tipos de formaciones: el saladar, el carrizal y la vegetación dunar. El saladar es el más extendido, constituyendo su formación botánica más representativa: está integrado por especies vegetales adaptadas a unas condiciones ambientales extremas, provocadas por la gran cantidad de sales disueltas en el suelo (salicornias, sosas, alcolechas). Entre las numerosas clases de limonium presentes en este parque natural destaca la presencia de endemismos alicantinos, como el limonium santapolense.

El carrizal está ampliamente distribuido, colonizando los ambientes con aguas permanentes y menor grado de salinidad, así como todos los bordes de azarbes, acequias y canales. La vegetación dunar se localiza en la línea de playa, desde la torre de El Pinet hasta la altura de la casa de La Albufera.

Los flamencos son las aves más características del parque, con concentraciones que en ocasiones superan los ocho mil ejemplares. También hay avocetas, cigüeñuelas y gran variedad de anátidas, entre otras especies.

El parque natural dispone de un centro de visitantes, con un Museo de la Sal en sus instalaciones, situadas junto a la carretera N-332, en el kilómetro 87,4.


FIESTAS PATRONALES

NIT DE L'ALBA

Arenales del Sol

La noche del 13 de agosto es la Nit de l’Albà, una de las celebraciones más esperadas por los ilicitanos. Esta noche, cientos de artificios pirotécnicos visten la noche de luz, color y sonido. Esta fiesta, muy característica de la ciudad, tiene su origen en la Edad Media, en la que las familias ofrendaban a la Virgen con un cohete por cada uno de sus hijos. Hoy aquella tradición ha derivado en el lanzamiento de cientos de palmeras que se lanzan de manera coordinada y alterna desde diferentes puntos de la ciudad. Además, los ciudadanos adquieren y lanzan pirotecnia de forma individual y espontánea en el tiempo que dura la lluvia de fuego.

Los cohetes y los fuegos artificiales se suceden desde las 23 horas hasta minutos antes de la medianoche. En ese momento, cesa la actividad pirotécnica, las luces de la ciudad se apagan y los ilicitanos aguardan en silencio el momento más importante de la noche, mientras suena de fondo el fragmento más significativo del Misteri d'Elx: “el Gloria Patri”. En medio de la oscuridad, se alza la palmera de la Virgen, una gran palmera de luz blanca que se lanza desde la Basílica de Santa María, y que ilumina por completo, durante unos segundos, todo el cielo de la ciudad.

Tras el momento mágico, vuelven a encenderse las luces y se puede ver en la torre de la Basílica una pequeña “virgen de fuego” mientras se escucha la famosa habanera “Aromas ilicitanos” y todos los ciudadanos la cantan desde sus terrazas y balcones. Para concluir, es tradicional finalizar la celebración comiéndose la sandía. Algunos aún continuarán tirando cohetes hasta altas horas de la madrugada, y otros, los más atrevidos, se sumarán a la tradicional guerra de carretillas en un lugar especialmente acotado para ello, sólo apto para verdaderos apasionados del fuego.

La Nit de l'Albà está declarada Fiesta de Interés Turístico Autonómico de la Comunitat Valenciana.

Guerra de carretillas o Carretillá

La tradicional 'guerra de las carretillas', que se celebra cada año en Elche en la madrugada del 13 al 14 de agosto tras la finalización del espectáculo pirotécnico de la Nit de l'Albà, cambia esta denominación por la de 'Carretillà'.

El lanzamiento de miles de cohetes se realiza en una zona acotada y segura de la ciudad de Elche. Dicha zona estará ubicada, en un aparcamiento exterior, junto a l'Hort del Monjo (Huerto del Monje), cercano a la zona centro, tras la autorización aprobada el pasado viernes en la Junta de Gobierno Local.

Se trata de un recinto rodeado por vallas de seguridad para impedir la salida de las carretillas y con doble perímetro para reforzar la seguridad, desde su apertura a la una la madrugada hasta las 3.00 horas.

Está prohibido el lanzamiento de carretillas en otro punto de Elche y, para ello, se establecen sanciones que llegan hasta los 3.000 euros.

Para poder acceder al recinto, al que se espera acudan entre 115 y 120 personas este año, es necesario realizar un curso de formación y obtener el carné de Consumidor Reconocido como Experto (CRE).

Los asistentes al área acotada acuden equipados con ropa gruesa y elementos de protección, como cascos, guantes y botas, para evitar quemaduras por la explosión de los materiales pirotécnicos empleados en las carretillas.


TURISMO MONUMENTAL

Diferentes épocas, reflejadas en muy diversos estilos arquitectónicos, se despliegan en el centro histórico ilicitano. Los restos de las murallas islámicas y el alcázar de la Señoría o palacio de Altamira, la majestuosa torre-fortaleza de la Calahorra, la basílica de Santa María y su bella portada, joya del barroco valenciano; el renacentista convento de la Mercè, los Baños Árabes de su subsuelo y el Ayuntamiento, de estilo gótico, conforman un grato y enriquecedor recorrido por el pasado de una ciudad rica en historia.

Basílica de Santa María

Arenales del Sol

La Basílica de Santa María está ubicada en el lugar que en época musulmana ocupó la mezquita principal. Tras la conquista de la ciudad por Jaume I en 1265, la mezquita permaneció en pie hasta 1334 y, sobre ella, se edificó un primer templo católico, probablemente de estilo gótico y de planta de cruz, que subsistiría hasta 1492.

Se cree que en este templo se pudo representar por primera vez el Misteri, probablemente con la construcción de un sistema de rampa, entarimado y un cielo en altura (en cimborrio, cúpula o arcada), tal y como se hacía en las representaciones asuncionistas de la época.

El segundo templo era más grande y se acabó de construir en 1556, pero se hundió a causa de unas lluvias muy fuertes en 1672. Conservamos una descripción de Cristóbal Sanz de 1621: "El templo donde se hace esta Fiesta, que es en la iglesia mayor, está hecha su fábrica, para este efecto, porque es muy grande, de una nave, y tan alta que causa espanto y asombro a los forasteros. Parece que Nuestra Señora le sustenta, para que allí se celebre su muerte y asunción a los cielos. No se halla en la cristiandad otra tal fábrica como esta iglesia, la cual se acabó, según se ve en sus edificios, el año de 1556".

El templo actual comenzó a construirse en 1672 bajo las órdenes de Francesc Verde, sucediéndole en el cargo de maestro mayor de las obras Pere Quintana y Ferrán Fouquet, y desde 1758, continuó la construcción, con sustanciosas aportaciones, el arquitecto Marcos Evangelio. Las obras acaban definitivamente en 1784.

Su planta es de cruz latina con una gran nave central y cuatro capillas a cada lado con contrafuertes perforados. Sobre el crucero se levanta una gran cúpula, que forma parte del escenario del Misteri d'Elx y que en el exterior está recubierta por tejas azules.

Se pueden seguir los distintos estilos, desde el primer intento de superación del estilo desornamentado, hasta el neoclásico puro, pasando por el italianizante barroco decorativo de su fachada de la Asunción, una de las más bellas del barroco valenciano. Tanto esta fachada como la portada de San Agatángelo, son obras del escultor de Estrasburgo, Nicolás de Bussi (1680-1682).

Torre de Santa María

Arenales del Sol

El Campanario mirador de la Basílica de Santa María de Elche consta de 170 escalones hasta su parte más alta, encontrándose en el recorrido tres estancias para descansar. Cada una de estas estancias corresponden a las habitaciones donde, hasta los años treinta del pasado siglo, vivió el campanero y su familia.

Actualmente, en la primera y segunda estancia, hay dos exposiciones fotográficas sobre la fachada principal de la Basílica y sobre las vidrieras del templo, así como paneles explicativos sobre el origen del Misteri d'Elx.

En la tercera sala se encuentran las campanas del templo, así como distintos paneles explicativos de cada una de ellas, de la Nit de L'Albà y de los patrimonios de la humanidad ilicitanos, el Palmeral y el Misteri.

En la cima de la torre, en el exterior, podremos contemplar una panorámica de la ciudad y apreciar toda la extensión del Palmeral Histórico de Elche, declarado Patrimonio de la Humanidad.

Ayuntamiento

Arenales del Sol

La torre del Consell, la construcción municipal más antigua del sur de la Comunidad Valenciana y cuerpo central del edificio consistorial, se comenzó a edificar en 1441 bajo la dirección del Mestre Beiam, acabándose tres años después. De planta casi cuadrada, tenía dos cuerpos y estaba integrada en la muralla medieval, de tal modo que su parte inferior -la puerta de Guardamar- servía de paso entre las plazas de Baix (Abajo), a extramuros y de Dalt (Arriba), dentro de la vila murada. Esta función práctica adquirió forma artística mediante un gran arco gótico de tres bóvedas ojivales y dos accesos a los lados, que conducen a dependencias municipales, generalmente cerrados. Bajo él transitan a diario miles de ilicitanos.

Adosada a la torre del Consell, en el lado de poniente, se levantaba la lonja, realizada en mampostería sobre arcos de cantería ojivales, que acogía en su interior las actividades de los comerciantes de la época.

Palacio renacentista
En 1548, Sebastià Alcaràs convirtió el conjunto torre-lonja en un palacio renacentista, gracias a la prolongación de la sala del Consell sobre la lonja y a la elevación de la torre, coronada con una galería abierta con arcos de medio punto.

En 1645 se produce la última y definitiva ampliación, construyéndose el ala de levante; así, la torre queda situada en el centro mismo del edificio. La estructura de la lonja también fue modificada, reduciendo una altura la planta baja para ganar una planta intermedia (la actual zona de alcaldía) y reconvirtiendo los antiguos arcos ojivales en arcos de medio punto. Hoy es una sala de exposiciones.

Calendura y Calendureta
Formando parte del edificio consistorial, aunque distanciada del cuerpo principal, en el extremo noreste de la Plaça de Baix se levanta la antigua torre de la Vetla, integrada en la primitiva muralla y conocida popularmente como torre de Calendura, personaje muy querido por los ilicitanos. Su elemento más característico es el reloj, un templete de base cuadrada cubierto por una cúpula, con otra más pequeña en su parte superior.

El conjunto es de 1572, pero en 1759 adquirió carácter de icono local al incorporarle dos muñecos autómatas de madera policromada, bautizados como Miquel, o Calendura, el mayor y Vicent, o Calendureta, el pequeño. Calendura y Calendureta dan las horas y los cuartos golpeando sendas campanas y acompañando el ir y venir de uno de los espacios urbanos más transitados. Tanto el reloj como los muñecos siguen siendo los originales y funcionando como el primer día, aunque con algún retraso de vez en cuando, que los ilicitanos no tienen en cuenta.


MUSEOS DE ELCHE

Una sólida y variada red de museos y salas de exposiciones recoge y muestra el importante patrimonio cultural de Elche. A través de ellos, el visitante puede sumergirse en la historia de la ciudad y su legado arqueológico, descubrir el exacto lugar donde se encontró la Dama, contemplar una interesante colección de arte contemporáneo, conocer el apasionante universo que rodea el Misteri d'Elx, viajar a la Prehistoria o aproximarse a la cultura y las tradiciones locales.

Existe un bono que, por 8 €, permite la visita de todos los museos dependientes del Ayuntamiento; se puede adquirir en cualquiera de ellos.

Más información





Si desea colaborar como anunciante en el directorio de la guía de turismo de Arenales del Sol, Gran Alacant, El Altet y alrededores, póngase en contacto con nosotros.